El regidor César Cabrera rechazó que la empresa Lajun Corporation pretenda aumentar las tarifas a los ayuntamientos del Gran Santo Domingo sin presentar un plan que devuelva la esencia del proyecto y clarificar la situación jurídica sobre los terrenos que ocupa en Duquesa.

Entiende, además, que la compañía debe tener a manos un estudio de costos que pueda justificar sus exigencias tarifarias a los cabildos.

Enfatizó que si no cumplen con esos aspectos, los ejecutivos de Lajun no pueden pretender que los ayuntamientos paguen más por depositar la basura en Duquesa, que considera se ha convertido en un botadero de basura, en vez de un relleno sanitario.

Se preguntó que si la operación no era rentable, por qué los actuales accionistas compraron la compañía hace tres años y realizaron nuevas inversiones en la supuesta compra de los terrenos de Duquesa.

Recordó que esos terrenos eran del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y durante la administración municipal del doctor Rafael Suberví Bonilla en el período 1994-1998, el presidente Joaquín Balaguer se lo entregó en usufructo por 20 años al Ayuntamiento del Distrito Nacional.

Precisó que de los 11 millones de pesos mensuales que cobra la compañía a los cabildos del Gran Santo Domingo, siete son pagados por el Ayuntamiento del Distrito Nacional, por lo cual afirma que sería una carga financiera muy pesada para la institución.

César Cabrera estima, además, que debe ser revisado el contrato que suscribió Lajun con el Ayuntamiento de Santo Domingo Norte, para determinar si lo está cumpliendo.

El regidor del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) expresó que también se debe definir cuantos años de vida útil le queda al vertedero de Duquesa, ya que la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JAICA) estableció un período de 25 años.