El empresario Celso Marranzini dijo que acepta con gusto formar parte de la comisión integrada este martes, mediante decreto, por el presidente Danilo Medina, para investigar si en la licitación para la construcción de las plantas a carbón de Punta Catalina, en Baní, la empresa brasileña Odebrecht sobrevaluó o entregó sobornos para lograr la adjudicación.

Entrevistado vía telefónica por las periodistas Edith Febles y Amelia Deschamps en el programa “En la Mira”, que producen por la emisora Fidelity FM, Marranzini considera positiva la formación de la comisión y explicó que se enteró que forma parte de ésta cuando lo leyó por los medios.

Añadió que no fue consultado, igual como ha ocurrido en otras comisiones de las que ha formado parte en otros gobiernos.

Además, del empresario del sector eléctrico, forman parte de la referida comisión el también empresario José Luis Corripio Estrada (Pepín), Agripino Núñez Collado, el economista Jaime Aristy Escuder, el pastor evangélico Jorge Alberto Reynoso; Pedro Brache, en representación del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP); el sindicalista Gabriel del Río Doñé, presidente de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), y Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS).

Además, Persio Maldonado, presidente de la Sociedad Dominicana de Diarios (SDD), y César Sánchez, exvicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).

Marranzini  sostuvo que no se considera un notable, sino un ciudadano común que está decidido a ayudar en la medida de lo posible y cumplir con las encomiendas del presidente Medina.

Opinó que la comisión debe tener la libertad para tomar las decisiones para profundizar en las indagaciones, pero a la vez estimó que deberá recibir los recursos necesarios para esos fines.

Ponderó las personalidades que conforman la comisión y sostuvo que hará falta en lo adelante el apoyo moral a ésta.

Celso Marranzini, exvicepresidente ejecutivo de la CDEEE, expresó que el presidente Medina deja entendido con el decreto que está interesado en que se investiguen los detalles sobre la licitación y posterior adjudicación de la construcción de las dos plantas a carbón de Punta Catalina.

Adelantó que con respecto a la empresa china y la Odebrecht estableció la diferencia, en el sentido que las plantas en construcción requerían de otra tecnología que entiende no sería aportada por los chinos, aunque fuera más cara.

Consideró que aunque Odebrecht construye las dos plantas, no necesariamente puede afirmarse que sobornara para obtener la adjudicación de obra.

Recordó que como empresario del sector eléctrico participó en la licitación, pero se retiró por no cumplir con los requisitos, por la falta de recursos.