El síndrome de Asperger (AS) es un trastorno del desarrollo que forma parte del espectro autista. Este síndrome hace que los niños no interactúen de manera social, puede o no hablar, entre otras cosas.

Para entender la diferencia entre el síndrome de Asperger y el autismo, la psicóloga clínica Rosangela Mendoza explica que el Asperger sería una forma de autismo, pero leve.

Incluso, muchos que padecen el síndrome no les gusta que les digan que son autistas. La especialista estable las siguientes tres diferencias entre el autismo y el Asperger:

  1. Lenguaje. En este caso los autistas no conversan, mientras los que tienen Asperger sí lo hacen, pero de lo que les interesa.
  2. Interacción social. Un ejemplo de esto es que los niños autistas no miran a los ojos a las personas, mientras que quienes tiene AS pueden hacerlo.
  3. Intereses. Los autistas tienen un comportamiento repetitivo y estereotipado, entretanto los aspergerianos también pueden estar sumidos en una sola actividad.

"El Asperger es difícil diagnosticarlo antes de los cuatro años", aclara la psicóloga al tiempo de indicar que por lo general el diagnóstico sucede después de los seis años.

Mendoza aclara que en la República Dominicana no hay escuelas ni colegios especiales para niños con síndrome de Asperger. Pero muchos se están integrando en el proceso para ser mas inclusivos. 

"Tengo unas compañeras que están trabajando en enseñar y capacitar a maestras de escuelas públicas en el manejo conductual, además hay un experto de la Universidad de Miami dando talleres", informa.

En cuanto a la familia, la psicóloga indica que lo primero es psicoeducar a la familia para que le den acogida y apoyo a los niños con Asperger: "Transmitirles las esperanzas y posibilidades que tienen".

La especialista comunica que hay un factor genético establecido. "Lo que no se sabe es qué tantos genes están implicados. Las diferentes sintomatología e intensidad hace que sea complicado", manifiesta.