El Consejo de Seguridad de la ONU condenó este miércoles los atentados terroristas perpetrados el martes en Afganistán y trasladó todo su apoyo al Gobierno del país.

En un comunicado, los quince miembros del Consejo trasladaron sus condolencias a las familias de las víctimas y a las autoridades afganas, al tiempo que desearon una rápida recuperación a los heridos.

El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas subrayó la necesidad de llevar a los responsables de los ataques ante la Justicia y reiteró que cualquier acto de terrorismo es "criminal e injustificable".

Los atentados tuvieron lugar en Kabul, Lashkargah y Kandahar y costaron la vida a más de medio centenar de personas, entre ellos cinco diplomáticos emiratíes.

Las dos primeras acciones fueron reivindicadas por los talibanes, que sin embargo se desvincularon de la tercera, en la que fallecieron los diplomáticos de Emiratos Árabes Unidos.