El Ministerio de Salud Pública advirtió que, de prolongarse, el conflicto entre las alcaldías del Gran Santo Domingo y Lajun Corporation, que gestiona el vertedero de Duquesa, puede derivar en daños al medio ambiente y a la salud, por la proliferación de animales e insectos que contagian enfermedades.

Ayer, alcaldes del Gran Santo Domingo solicitaron al Ministerio de Salud Pública que asuma el control del vertedero, después de que la empresa Lajun Corporation anunciara la reducción del horario en cuatro horas, operando solo de 8 de la mañana a 4 de la tarde, y eliminando el servicio los fines de semana.

El ministerio apuntó que la acumulación de desechos sólidos en la ciudad puede generar el incremento de bacterias en el ambiente, lo que afecta a la salud de las personas, y propiciaría la aparición de mosquitos y roedores que contagian enfermedades como dengue, zika, chikungunya, o leptospirosis.

El director del departamento de Salud de Medio Ambiente, Roberto Peguero, se mostró partidario de encontrar una solución al conflicto y apoyó la postura de los alcaldes del vertedero de Duquesa para que no se deje de recibir la basura los fines de semana ni días festivos.

Destacó que, como responsables de la recogida, transporte y destino final de los desechos, los ayuntamientos conocen los deberes que establecen las leyes municipales y la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, al igual que en la empresa Lajun "saben lo que se establece en los contratos suscritos por cada uno", señaló Peguero.